miércoles, 27 de julio de 2011

Luz verde al Proyecto de Ley de EPSV

El Consejo de Gobierno vasco aprobó ayer el proyecto de ley de EPSV con un claro objetivo: proteger los derechos e intereses de las personas asociadas a este tipo de entidades y generalizar la previsión social complementaria, haciendo especial hincapié en los sistemas colectivos y en los de empleo. Asimismo, como reza el comunicado, la Ley persigue reforzar la transparencia, eficiencia, solvencia, innovación y profesionalidad de la gestión de las Entidades de Previsión Social del País Vasco, que en la actualidad son un total de aproximadamente 200, con cerca de 1.300.000 asociados y más de 19.000 millones de euros de patrimonio, que representan el 30% del PIB de Euskadi.

La futura Ley regulará los mecanismos de tutela y el control de los poderes públicos para proteger los derechos e intereses de las personas asociadas a este tipo de entidades, cuyas características más importantes se centran en la protección frente a contingencias personales como jubilación, invalidez, fallecimiento, dependencia, desempleo de larga duración, enfermedad grave, gastos médicos, etc…

Otros puntos interesantes, dentro del ámbito de esta Ley, son las algo más de ochenta sociedades de ayuda mutua, cofradías, montepíos y hermandades, que existen en el ámbito agrario, pesquero y ganadero del País Vasco (Sutearo y Heriotzearo) y que cubren, exclusivamente, las siguientes contingencias: sepelio o daños y perjuicios en los bienes de vivienda, ganado, cosechas, bosques, embarcaciones o cualquier otra clase de bienes unidos a la actividad laboral o profesional del socio.



La previsión complementaria por convenio o pacto de empresas


Una de las principales novedades que se observan en la Ley es la ordenación y fijación de los principios básicos de los planes y entidades de previsión social voluntaria preferentes, que se constituyen como elementos fundamentales del desarrollo de la previsión social complementaria por vía de convenio o pacto de empresa, y con requisitos que garantizan la no discriminación en las incorporación de los socios y que establecen que la percepción de la prestación será preferentemente en forma de renta vitalicia, con una duración mínima de quince años en el caso de optar por el cobro en renta temporal.

Así, la Ley define y clasifica por primera vez a las EPSV en función de las contingencias cubiertas y a la naturaleza/vínculo entre sus socios: individual, de empleo, asociadas e indiferenciadas. Igualmente, los planes de previsión también se clasifican en base al vínculo existente entre sus socios (individuales, de empleo y asociados) y en relación al régimen de aportaciones y prestaciones (de aportación definida, de prestación definida y de carácter mixto). También, se establece una nueva definición y clasificación de los socios y las personas beneficiarias, y en las EPSV de modalidad individual o asociada se mantiene, para aquellos cuya primera aportación tenga una antigüedad superior a diez años, la posibilidad del rescate parcial o total de los derechos económicos con cargo a las reservas acumuladas y de acuerdo con el sistema financiero utilizado.

A nivel legal, la novedad reside en el capítulo IX en el que se establece el régimen jurídico de los planes de previsión social, regulándose desde su creación hasta su extinción. En el capítulo centrado en el Registro de Entidades de EPSV la Ley prevé la creación de un Fichero General con el fin de conocer el número real de asociados, evitar duplicidades, contribuir a una planificación ordenada y garantizar la correcta gestión de las prestaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario