jueves, 8 de septiembre de 2011

Los planes de pensiones institucionales resisten la crisis mejor que los privados

Interesante artículo en "El País":

La prudencia y el ahorro resultan buenos consejeros en tiempos de crisis y de depreciaciones generalizadas de todo tipo de bienes. Ambos factores han contribuido a que los planes de pensiones del sector público Que agrupan a los funcionarios del País Vasco -Elkarkidetza, destinado a los funcionarios municipales y forales e Itzarri, del Gobierno- estén resistiendo mejor la crisis que los privados.
Desde que en 2008 sus patrimonios, al igual que los del resto de Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV, el modelo vasco de planes de pensiones), sufrieron una pérdida de valor generalizada, se están recuperando a un ritmo más alto que el resto de los fondos de empleo e individuales.

El patrimonio total de Elkarkidetza ha pasado entre marzo de 2010 e igual mes de este año, último dato ofrecido por la federación que agrupa a las EPSV, la patronal del sector, de 700 a 754,5 millones, el 7,7%, con una ligera variación de socios, que pasaron en ese plazo de 26.408 a 26.947. Ese porcentaje supera en más de tres puntos la media del sector de las EPSV de empleo, que registró un crecimiento interanual del 4,6%. En línea con esta media del sector creció el mayor de los planes, el de Lagun Aro -un 4,3%-, que suma casi la mitad del patrimonio total de este tipo de planes (4.504 millones de los 9.668 totales).
Mejor comportamiento ha tenido si cabe el de los funcionarios del Ejecutivo autónomo, que creció en el último año un 23%, aunque en buena parte debido al incremento de socios, que pasaron de los 81.000 de marzo de 2010 a los 89.500 de igual mes de este ejercicio. Sin embargo, esa subida de socios no explica por sí sola que el patrimonio haya crecido de los 315,2 millones a los 409,5 en ese periodo.
"Se ha producido un efecto de refugio de los ahorros de los funcionarios en un momento en el que en ningún otro sitio estaban seguros", aseguran fuentes del Ejecutivo. De hecho, la prudencia al invertir los patrimonios totales en las denominadas EPSV de empleo y la contribución de las empresas a esos fondos ha hecho que evolucionen mejor que los individuales, cuyo crecimiento en el mismo periodo se queda en un 2%. Este tipo de planes, los de la mayoría que sustentan las entidades financieras, han registrado depreciaciones en sus patrimonios.
La importancia de los planes de pensiones ha llevado al Gobierno vasco a actualizar la legislación y apostar por la profesionalización de sus equipos de gestión, es decir, quienes deciden qué tipo de inversiones van a realizar con esos fondos.
La nueva legislación, que inició en julio su tramitación parlamentaria, se justifica por el aumento de sus patrimonios. A finales de 2010 rozaba los 20.000 millones de euros, lo que supone alrededor del 30% del PIB vasco, una situación mejor que la del resto de España donde ronda el 8,1%, aunque por debajo aún de la media UE-15 (36,6%).
En diciembre pasado existían un total de 191 entidades de previsión social que sumaban un patrimonio de 19.258 millones, un récord histórico. Del total, 9.855 millones corresponden a 422.000 asociados a las 57 EPSV de empleo; otros 9.276 millones están contratados en planes individuales -733.000 personas-. Las cuatro entidades con planes asociados suman 112 millones, con 4.228 asociados, mientras que las 83 restantes de previsión apenas alcanzan los 14 millones (109.000 cuentas).